Mamá

Tal vez el domingo de hoy esté plagado de flores y collares de macarrones en muchos hogares españoles. Desayunos orquestados por los más pequeños de la casa y dibujos o cartas escrita a mano como guinda de la jornada.

Hoy es el día de las protagonistas de nuestras vidas, hoy es el día de las que crearon un vínculo con nosotros antes de conocer lo que hoy llamamos vida real. Las mujeres que nos dieron la vida y que siempre estuvieron y estarán ahí sin condiciones y sin medida. Gracias por tanto, queridas madres.

No soy una persona que se deja guiar por el calendario, pero la verdad es que el día de hoy merece un post en su honor. Porque una de las razones por las que escribo tiene su origen en un día de la madre. Recuerdo que una vez llegué a casa del colegio con una poesía escrita en un trozo de papel rectangular y un pequeño dibujo, decía así:

Mi mamá es tan guapita, como una rosita, recién cortadita y regadita.

No era nada del otro mundo, pero fue especial y significativo por la fecha. Cuando vi que ese pequeño trozo de papel acabó en primera plana en la puerta del frigorífico a modo de trofeo, me hizo una ilusión tremenda, ya veis, con qué facilidad conseguían hacernos felices unos pequeños detalles en nuestra infancia.

Años más tarde y creo que ya tenía empezado mi antiguo blog de la adolescencia, le escribí un soneto que acabó enmarcado. Tal vez parezca una tontería, pero pensad que perfectamente lo podría haber guardado en una carpeta para desempolvarlo con el tiempo junto con otros recuerdos, pero no. Lo quería mostrar al mundo.

Y fue entonces cuando me di cuenta de que escribir iba a ser más que un hobby terapéutico para mí, que iba en serio y que tal vez el resto del mundo también querría compartirlo, de ahí que aquel blog empezase a llegar a más gente.

Así que gracias, mamá, por impulsarme de manera indirecta a seguir con mi sueño de ser escritora, gracias entre muchas otra cosas, pero sobre todo, gracias por ser mi madre. Te quiero.

 

Anuncios

23 de abril

Olores inconfundibles,

tacto directo al corazón.

Historias de seres invisibles

que comparten vida con la razón.

 

Ideas abandonadas en busca de bombillas,

el cajón desastre de toda una vida.

Quién tiene la luz en forma de grafía

para esta página en blanco sin salida.

 

Unos los escriben, otros los leen,

pero siempre hay más de un motivo

para que por tu mente viaje lo que tus ojos ven.

 

Nunca fui una persona de calendarios,

pero en días como éste te escribo

este post como velas de aniversario.

Volar, lo que se dice volar…

Alguien dijo alguna vez que un avión es ese pájaro mecánico que vuela por el mundo transportando personas. Muchos lo consideran el medio de transporte más seguro, aunque por desgracia existan excepciones que nos sobrecogen el corazón.
Uno de los superpoderes más ansiados por el ser humano es la capacidad de volar: sentirse un dibujo animado en plena realidad, flotar y pasear con las nubes, dejando que el viento dirija nuestra travesía. Sentirnos libres en la inmensidad del cielo.

RESTAUR_DSCN0819

Hoy por hoy he entendido que no hace falta levantar los pies del suelo para volar, que incluso viendo pasar los aviones a unos pocos metros de tu cabeza, con ese ruido impactante y esa fuerza que deja un olor a queroseno a su paso consigue hacerte sentir pequeña en medio de un trozo de tierra y entonces te das cuenta de que, a veces, las alas que parece que un día se cayeron o que alguien las cortó, simplemente permanecían dormidas aguardando el momento perfecto para alzar el vuelo.

Micromomentos #4

Y entonces se dio cuenta de que sí había luz al final del túnel que aquella habitación, rodeada de cables como si de una bomba se tratase, albergaba en su interior un rayo de esperanza que nadie tuvo en cuenta. Solo le bastaron cinco minutos frente al espejo… cuando por fin dejó de llorar y atinó a secarse todas las lágrimas, la vio: la mirada de una auténtica guerrera. El destello en los ojos de una incansable luchadora de la vida.

Ahí estaba la salida. Ahí estaba la clave. Ella había tenido la solución todo este tiempo, pero nadie sabía cómo mostrárselo; todo poder conlleva una gran responsabilidad y hay que estar muy preparado para saber afrontarlo. Se perdió unos instantes en aquella luz que brotaba de sus ojos… y se sonrió.

Se sintió poderosa, ahora sabía que era capaz de todo. Se dio la media vuelta y sin perder la sonrisa, se ató el pañuelo a la cabeza y se repitió: ¡YO PUEDO!, ¡YO PUEDO!, ¡YO PUEDO! (…)

 

Tú, puedes. 

Miedo

El miedo es la reacción física y psicológica de la consciencia a un peligro.

Se puede no tener miedo aunque se haya estado al borde de un verdadero peligro o tener miedo, aunque el peligro no esté más que en nuestra imaginación y no sea real.

Por cuentos populares se ha asociado el tener miedo como algo negativo, propio de los cobardes, pero creo que el reconocer que se tiene miedo es de las cosas más valientes que puede hacer el ser humano. Eso y el pedir ayuda, son acciones casi impensables para la mayoría de la población, que o bien por no molestar o bien por sentirse superior al resto, esconden esos sentimientos que no hacen más que alejarles de la realidad.

Miedo al hombre del saco

Miedo a la oscuridad

Miedo a la soledad

Miedo a la verdad

Miedo al rechazo

Miedo al amor

Miedo al dolor

Miedo a volar

Miedo a la distancia

Miedo al vivir de puntillas

Miedo a que te cierren las salidas

Miedo a uno mismo

(…)

Tal vez lo desconocido sea lo más aterrador para algunos, el encontrarse ante una hoja de ruta convertida en un rompecabezas sin manual de instrucciones. Sentir que estás en una época de preguntas constante y no saber cuándo llegarán las respuestas.

¿Quién eres tú? ¿Estás viviendo la vida que te gustaría vivir? ¿Eres feliz?

Muchas veces tenemos que ocultar una parte de nuestra vida por miedo a la no-aceptación o por intentar no herir a alguien porque ya sabemos su postura y su ideología y “con tal de no discutir” preferimos callarnos y aguardar el día en el que podamos derribar los hierros de la jaula que nos oprime y aprender a volar en nuestra nueva libertad. Pero he de deciros que no sabemos cuándo llegará ese día y tal vez la espera no merezca la pena porque habremos dejado mil oportunidades escapar… Dicen que todo lo que deja de esconderse ya no da miedo, la simple naturalización es capaz de neutralizar al miedo y acercarnos un poco más a la felicidad.

No hay por qué buscarle más pies al gato, es todo mucho más fácil. No es malo tener miedo, lo malo es que el miedo se adueñe de nosotros y nos impida hacer lo que realmente nos hace feliz, así que, aceptemos que lo tenemos y hagamos lo más fácil para relativizarlo. Seamos valientes.

 

Cheap Queen Trips (I): ROMA

¡Hola a tod@s!

Con este post inauguro una nueva sección en este blog: Cheap Queen Trips.

El objetivo de esta sección es una especie de resumen/experiencia de viajes desde la visión low cost para que veáis que no hace falta gastarse una cantidad exagerada de dinero para salir de casa y descubrir el mundo.

Empiezo con Roma.

Fecha del viaje: 7 de julio de 2015

Duración: 5 días

Viajeros: 4 amigas

Alojamiento: Clara Domus

Nuestro viaje comenzó en marzo de 2015 cuando decidimos empezar a informarnos en agencias de viaje sobre cuánto nos costaría ir a Roma incluyendo vuelos y alojamiento. Los precios que nos daban oscilaban entre los 600 y 700€ para cuatro personas, como no habíamos estado nunca en Italia y lo único que habíamos oído de Roma más allá de que es un “must visit” era que se trataba de una ciudad cara, entonces nos resultó una ganga aquellos precios que nos dieron las agencias, sin embargo, cuando llegamos a casa y nos dio por investigar los alojamientos que nos habían propuesto en régimen de Alojamiento y Desayuno y leímos los comentarios de los usuarios y las fotos de las habitaciones como alrededores, decidimos hacer una búsqueda rápida por nuestra cuenta antes de volver a la agencia para firmar nuestra palabra y comparar precios.

Suerte la nuestra que a través de Booking encontramos el alojamiento ideal para aquellos días de turismo en la bella città: Clara Domus (450€) habitación cuádruple con desayuno incluido. Así que decidimos mirar vuelos también y finalmente hacer el viaje por nuestra cuenta 100%.

Nuestra ciudad de salida era Sevilla y los horarios fueron los siguientes: SVQ 10:00 – 12:35 FCO / FCO 6:35 – 9:30 SVQ. Creo recordar que los billetes de avión nos costaron unos 100€ por persona ida y vuelta, con maleta facturada (+ de mano incluida) y selección de asiento en los dos trayectos.

Como sabéis, Roma tiene dos grandes aeropuertos; Ciampino y Fiumicino, el segundo está un poco más alejado, pero era el único que tenía combinación directa desde Sevilla para nuestras fechas; la hora de vuelta siempre era a las seis y media de la mañana así que nos podríamos haber ahorrado la última noche de hotel y haberla pasado en el aeropuerto porque dormir, dormimos poco pendientes de la hora.

En el aeropuerto de Sevilla había un stand de un autobús que se coge en el aeropuerto de Fiumicino y te lleva hasta la misma estación de Termini de Roma, podíamos comprar el billete ahí o cuando llegásemos a Italia, pero decidimos comprarlo antes para ahorrarnos esperas y en cuanto recogiésemos las maletas poder subir directamente al autobús.

Una vez aterrizadas y con las maletas sanas y salvas, nos dirigimos a la salida en busca de la parada del autobús que nos llevaba hasta Termini, tuvimos que esperar un poco porque nos tocó la hora punta por así decirlo, el trayecto creo recordar que fue de unos 45 min. aproximadamente. Tuvimos la suerte de que nuestro alojamiento estaba a 5 minutos andando desde donde nos dejaba el autobús. Clara Domus está situado en un bloque de pisos, algunos podrían catalogarlo como “Bed&Breakfast“, pero cuenta con recepción y varias habitaciones privadas en el edificio. La habitación era bastante amplia para cuatro personas y tenía una mini-nevera en el escritorio, también teníamos baño privado y wifi. El desayuno consistía en unos tickets que nos dieron al hacer el check-in que canjeábamos en una cafetería con la que tenían una especie de convenio que estaba situada frente a Termini y consistía en un café/zumo + croissant o derivados.

 

 

 

Dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero, ¿qué se hace cuando se está en Roma?, ¿hacia dónde llevan sus caminos? A continuación os expondré brevemente nuestro recorrido a través de los días:

 

Día 1:

Después de llegar y ubicarnos un poco, decidimos almorzar los bocadillos que traíamos para el camino y salir por la tarde a investigar los alrededores. Empezamos a caminar y descubrimos la Piazza della Repubblica y más adelante el Área Saccra con sus famosos gatos y como no, el Panteón que nos saludaba atardeciendo, pero sin duda, lo que más nos sorprendió fue, un monumento que empezamos a ver a lo lejos durante nuestra caminata y que al bajar unas pequeñas escaleras nos fascinó… El inmenso Altare della Patria, también conocido como el Monumento nacional a Víctor Manuel II.

IMG_2390IMG_2338

Día 2:

Nos enteramos que para visitar el Foro, el Palatino y el Coliseo había una entrada que incluía los tres sitios. Nos recomendaron comprarla en el Foro ya que habría menos colas y esa misma entrada nos evitaría tener que hacerla en el Coliseo. Por la mañana, después de desayunar, esa fue nuestra primera parada: El Foro y El Palatino, recomendamos calzado cómodo y anti-resbalones que las piedras y el suelo de la zona tiene lo suyo. CIMG9515

Recuerdo que agradecimos mucho las fuentes de agua potable que estaban ubicadas durante el recorrido ya que en nuestra época nos hizo bastante calor. Fuimos a almorzar por la Vía Nazionale y por la tarde nos dirigimos hacia el gran Coliseo de Roma. Dedicamos cerca de 2 horas a recorrerlo de arriba a abajo, nunca se sabe cuándo vas a poder volver, así que quisimos guardar cada rincón en nuestras retinas e incluso tele-transportarnos en el tiempo a la época romana con aquellas maravillosas vistas.

IMG_2508

Tras la visita al Coliseo, decidimos andar en busca de la Bocca della Verità que se encuentra en la Piazza de su propio nombre, frente al Templo de Hércules. Por el camino vimos el Circo Massimo afamado por sus carreras de carros. Al otro lado del Tíber, el barrio del Trastevere.

 

Día 3: 

Nuestro día comenzó de Fontana en Fontana hasta llegar a la maravillosa di Trevi, que desgraciadamente se encontraba en obras. Sin embargo, los italianos habían adaptado una mini-fuente que comunicaba con la gran Fontana di Trevi para que nadie se fuera de Roma sin lanzar su moneda al agua y así asegurar su vuelta a la città eterna. Visita obligada a la Piazza Navona para degustar un maravilloso gelato de fragola (fresa) o del gusto del consumidor. Seguimos nuestra andadura hasta el Castillo de Sant Angelo (más adelante descubriremos el maravilloso mundo del metro, pero Roma es un museo viviente, a cada paso que das, descubres un rincón escondido: «la città svela il suo segretti»); y finalmente, llegamos al Vaticano, donde compramos la entrada para visitar su cúpula de la cual nos llevamos unos buenos escalones de recuerdo, pero eso sí, las vistas, merecen la pena.

IMG_2716

 

Día 4:

Nuevo día en Roma, acompañadas por nuestro nuevo amigo el Metro, nos dirigimos hacia la Piazza del Popolo y después nos adentramos a la Villa Borghese, una especie de Parque del Retiro a la italiana. También pudimos ver la Piazza di Spagna abarrotada de turistas, todos querían ser Audrey Hepburn y Gregory Peck en Vacaciones en Roma.

 

Día 5: 

Nuestro último día completo en Roma. Últimas visitas obligadas a los Museos Capitolinos, donde al lado de ellos se puede ver la famosa estatua de la loba amamantando a Rómulo y a Remo; y al interior del monumento de Víctor Manuel II. También visitamos alguna que otra iglesia y nos topamos con más de una boda o más bien, sesión de fotos de boda, dicen que trae buena suerte, no sé, a nosotras nos salió un viaje redondo. La tarde la dedicamos a comprar regalos y postales para el recuerdo. La última cena en la Via Nazionale y a hacer las maletas porque a las 4 de la mañana nos recogía el coche que habíamos concertado el día anterior en recepción, nos recogería en la misma puerta del alojamiento y nos llevaría directamente al aeropuerto.

“Día 6”:

Ciao, Roma! ~ Vuelta a casa.

IMG_2384

 

Como curiosidad os diré que Roma es una ciudad adaptada a todos los bolsillos, es cierto que hay barrios y restaurantes en los que te cobran hasta por el cubierto, pero también hay establecimientos locales con precios muy asequibles y también cadenas de restaurantes internacionales que estamos hartos de consumir pero que para el precio de un menú + bebida y postre vienen ideal en viajes de mochileros. Nos advirtieron de que Roma era una ciudad cara, pero a nosotras no nos lo pareció, será que tuvimos suerte encontrando los mejores sitios hasta para comprar souvernirs.

Hasta aquí la primera entrega de Cheap Queen Trips, si tenéis alguna duda sobre los lugares mencionados o tenéis alguna anécdota que aportar sobre la bella città os leo en los comentarios.

Bon voyage !

Micromomentos #3

Huyendo del ruido de la multitud, de los focos que arrojaban luz a todo aquel que quisiera su minuto de gloria. Vi un mundo lleno de artificios que parecía pintarlo todo de color, pero no hacía más que enmascarar una realidad paralela: el talento que se esconde en bambalinas. Los silencios que inundan estadios. Las miradas con los ojos cerrados. El respirar. Decidí quitarme los zapatos que tantos caminos me hicieron señalar para volver a sentir el calor de la vida andando de puntillas, sin luces ni purpurinas, esperando que en alguna superficie mi huella no se diera por perdida.